El director indicó que pasarán a los padres y madres hojas blancas para que anotaran sus nombres y autorización para emprender acciones como la revisión de mochila

Dagoberto Zambrano / Ultimátum
TGZ
Falso que uno de los maestros del Centro de Educación Básica del Estado de Chiapas (Cebech) haya sido amenazado con arma de fuego por un alumno, aseveró Mario Orlando Paredes Aguilar, director del instituto. Sin embargo, el contexto reveló dos realidades; una, la facilidad con que un niño puede introducir un arma u otros objetos ajenos a la escuela y, dos; cada vez es mas reservada la comunicación entre padres e hijos.

Ayer, sin saber cuantos, varios padres de familia informaron no haber presentado a clases a sus hijos; la precaución correspondía al rumor que el pasado cinco de marzo se desató en redes sociales.
Bajo Reserva y Miguel Ángel Carrillo Barrios, fueron algunos usuarios de FaceBook que escribieron: “…Alumno del quien no se dice su nombre, pero aseguran que el jovencito apuntaba el arma a una maestra y ésta se puso a llorar mientras que el alumno decía sin empacho alguno que “me gustaría ser el director”.
Algo que nunca sucedió dijo la fidedigna autoridad. La realidad fue un niño reportado por ingresar un celular, lo escondía en su mochila.
El rumor cobró mas vida a lo largo del fin de semana, cuando un joven de nivel secundaria aludía asesinar a sus compañeros con una pistola. Lo cual solo fue parte de un proyecto por equipo que consistía en la grabación de un cortometraje.
La mañana de este lunes, el Cebech presentó una fachada triste, sus contornos no emitían los gritos de costumbre, no todos los alumnos habían asistido a la escuela, no querían encontrarse con “el niño de la pistola”.
Muchas negatividades para un día que hicieron imperiosa la necesidad de convocar a los padres de familia. Acción que llegó tardía, comentaron los aglomerados.
Mencionaron su disgusto por haberse enterado a través de las redes sociales y no por las propias autoridades del plantel, “Lo pertinente era informar a los representantes de familia de cada salón”, comentó uno de los padres.
Y en el debate indicaron la necesidad urgente de acciones preventivas como “Operación Mochila”, desecharon la negativa de aquellos a los que no les parece por que sienten que vulneran los derechos de las niñas y niños; señalaron que lo importante es que estos no ingresen objetos que puedan lastimar a sus compañeros.
Otro padre enérgico y documentado sobre los videos compartidos en Facebook, preguntó que tan cierto era el despido de la persona que denunció al niño; reveló y le dijo al director: “Usted bien sabe que en enero una niña fue suspendida por traer diábolos”.
Paredes Aguilar respondió – Desde la dirección de educación básica no se ha girado ninguna instrucción de correr a nadie, es más, se iniciará un proceso de investigación.
Pero esto, no le bastó a otro de los padres, pidió el micrófono y preguntó: “Qué más podemos hacer para tener mayor comunicación, ¿pegamos un periódico mural para saber que pasa día con día?; me atrevo a pensar que hasta con aparato de sonido como en los pueblos; el caso es que hagamos algo distinto a lo de ahora; las redes sociales son muy buenas pero parece que a veces llegan también tarde y en lo que nos enteramos las cosas llegan con cola y cabeza”.
De inmediato, el director indicó que pasarán a los padres y madres hojas blancas para que anotaran sus nombres y autorización para emprender acciones como la revisión de mochila; esto tampoco pareció agradarle a los padres, al final del murmullo se escuchó “nada les gusta”.
Si el principal responsable del plantel pensó que la charla sería amena, se equivocó, “No se trata solo de firmas director, necesitamos mayor comunicación con usted, el otro director no era así y usted tampoco cuando era maestro, qué le pasó”, le reclamó una de las madres encorajadas al agregar que, para hablar con la maestra de su hijo necesita agendar con dos semanas de anticipación.
No obstante, la recriminación llegó del mismo bando, uno de los padres, cuestionó a los mismos, “¿Por qué no revisamos a nuestros hijos antes de que salgan de casa para que no traigan nada, acaso no tenemos tiempo por estar trabajando o no les ponemos atención?”.