Dagoberto Zambrano / Ultimátum
TGZ
En promedio cada casa de empeño en Chiapas recibe de 12 a 15 empeños diariamente, la mayoría corresponde a aparatos electrodomésticos y cada hipoteca oscila entre los dos mil y mil 500 pesos, sin embargo, el escenario ha sido insuficiente para lograr atraer a las 64 casas mutuantes que desde el inicio de esta administración hasta la fecha, decidieron emigrar a otros estados, indicó el presidente de la Asociación Chiapaneca de Casas de Empeño (Achice), Javier Ruíz Morales.
Él mismo apuntó que durante el presente sexenio, la economía del estado ha tenido un nulo crecimiento, lo cual resulta paradójico para dicho sector, “Pues al no haber dinero en el estado podría pensarse que a las casas de empeño les va muy bien, lo cual no es así, por que la gente tampoco tiene ya mucho que empeñar, pues raramente adquieren nuevos productos”, resaltó.
En este sentido detalló que durante los últimos dos sexenios, en la entidad llegó a existir un total de 167 establecimientos de este tipo, de los cuales actualmente persisten 103. Siendo en el 2013 cuando el 70% de los establecimientos emigrados decidió partir y el resto, el 30%, lo hizo durante el 2016.
Por otro lado, comentó que la apertura de una casa de empeño equivale a 70 mil pesos, cantidad fraccionada entre los diversos impuestos correspondientes a este tipo de negocios.
“Son varios los impuestos, el más fuerte es el impuesto especial, el cual es de 43 mil pesos, y luego se paga el contrato de adhesión que cuesta seis mil pesos en la Profeco, luego otro impuesto de cuatro mil 500 que se llama Registro Nacional de Casas de Empeño. Esos, los tres principales impuestos para poder aperturar una casa de empeño”, añadió.
A lo anterior también agregó que por cada metro cuadrado utilizado para los anuncios, se paga una cuota de 792 pesos, aún cuando la publicidad esté pintada en las paredes del comercio. Y si la propaganda es luminosa o tipo bandera, el impuesto es aún mayor.