Esperamos que más adelante, en las campañas, todos se pronuncien al respecto y de forma clara: Enrique Cabrero, director de Conacyt. Destacó que se debe mantener continuidad transexenal en el sector

Isaac Torres Cruz/Crónica/Ultimátum
TGZ
En este año electoral, un candidato que no considere a la ciencia en su campaña y plataforma es porque no comprende la realidad del desarrollo mundial, señaló Enrique Cabrero, director del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt).
“Un candidato que no hace del tema de la ciencia, la tecnología y la innovación un argumento prioritario de sus propuesta y campaña, es alguien que no entiende la transformación que sufre la economía en el mundo, que es la del conocimiento, donde sólo los países que sean generadores de éste son quienes podrán abrir oportunidades y mayores niveles de bienestar social para la población”.
Si bien aún nos encontramos en el periodo preelectoral y no se habla mucho del tema, añadió, “más adelante esperamos que todos se pronuncien al respecto y de forma clara, puesto que se trata de uno de los pilares del desarrollo en los próximos años para el país”.
El director de Conacyt encabezó una conferencia para hablar sobre los logros de la institución en los cinco años del actual gobierno federal y una prospección para el 2018. Adicionalmente, el ex director del Centro de Investigación y Docencia Económicas, enfatizó al final de ésta cuáles son los principales temas que deben de mantenerse en la próxima administración federal.
“Para los próximos años se deben mantener una importante inversión pública y una fuerte vinculación entre el sector científico y productivo. También se deberá consolidar el capital humano calificado, mediante la permanencia de becas, cátedras Conacyt y el Sistema Nacional de Investigadores (SNI)”. Estos temas, enfatizó, son los que en cualquier escenario en el próximo sexenio no sólo deberían mantenerse, sino incrementarse. “Necesitaremos fortalecer todos estos en los próximos 15 años y la siguiente administración federal será crucial para lograrlo”.
De mantener las condiciones en inversión y desarrollo del sector científico, tecnológico y de innovación, a través de las políticas públicas establecidas en los últimos años, dijo, el país podría convertirse en una “potencia media” en el área en la próxima década, “lo cual le abrirá enormes posibilidades a México”.

OBJETIVAMENTE

En la conferencia realizada en la sede de Conacyt, agregó que el 2018 será un año importante para el sector, puesto que se verá reflejado la culminación de los esfuerzos de trabajo de Conacyt de los últimos cinco años. “Esperamos que sea un año de muchos festejos en lo que respecta a las contribuciones del conocimiento de la ciencia y tecnología”.
Durante el acto, puntualizó que, de forma objetiva, México nunca había hecho un esfuerzo tan grande en materia de ciencia y tecnología como el realizado estos cinco años. “En términos reales, la inversión pública del sector se incrementó casi en 40 por ciento, lo cual es un brinco muy significativo entorno a lo que había hecho el gobierno federal en años anteriores, sin embargo, queda pendiente continuar el incremento de esa inversión”.
Enrique Cabrero puntualizó que si bien en 2017 y 2018, el presupuesto público federal no logró mantener el nivel de crecimiento de los primeros años del sexenio, el balance a seis años es positivo y el crecimiento es significativo. “Esto no significa que sea suficiente, por lo que será necesario que el gobierno federal mantenga un enorme esfuerzo en la inversión de los próximos años para activar la inversión privada en el área”. Recordó que ningún país en el mundo que ha desarrollado su sistema de ciencia, tecnología e innovación tiene una participación preponderante de la inversión gubernamental y que la privada siempre está por encima después de haber sido detonada por la pública. “En los países desarrollados, la inversión privada es hasta cuatro veces mayor que la pública; en México la inversión pública aún representa las dos terceras partes”.
No obstante, aclaró, es un fenómeno normal ya que la inversión pública se acelera primero para que la privada encuentre un ecosistema propicio para aumentar. “Si se mantiene la actual política pública, el sector empresarial logrará revertir esta tendencia en la inversión en los próximos 20 o 30 años. No obstante, hemos logrado avances significativos, el camino que debemos de seguir es claro, pero hay que redoblar esfuerzos desde el gobierno federal y esperar a que las empresas inviertan cada vez más”.