Agencias/Ultimátum
CDMX
La contaminación del aire y el cambio climático son una realidad que afecta y amenaza cada vez más a nuestro planeta, sobre todo en las grandes ciudades y en zonas con actividades industriales, ya que en estos lugares se liberan grandes cantidades de contaminantes a la atmósfera.
Por ello, es necesario tomar acciones para revertirlo. Éstas son algunas medidas que puedes implementar en tu día a día para ayudar al medio ambiente, recomendadas por especialistas.
Reduce el uso del automóvil y utiliza medios alternativos como el transporte público o la bicicleta. En la Ciudad de México, además de Ecobici, cada vez hay más opciones de movilidad para sustituir al automóvil, puedes aplicar lo mismo en cualquier parte del mundo en el que te encuentres.
Sigue la regla de las tres erres. Sefuro todos recordamos nuestras clases escolares donde reducir, reciclar y reutilizar eran las reglas básicas para ayudar al medio ambiente.
Tira la basura en su lugar. La basura en las calles no sólo afecta la estética, también es la causante de la mayoría de las inundaciones, pues tiende a atorarse en las coladeras, obstruyéndolas y evitando que el agua vaya al drenaje.
Si no usas la luz, apágala. Es muy común ver casas con todas las luces prendidas aunque toda la familia esté en la sala o la cocina, por ello, apaga las luces de los cuartos cuando no la necesites.
Cuida el agua. Seguro recuerdas el famoso comercial “Amanda, ¡ciérrale!”, en donde un niño promovía el ahorro del agua. Utiliza sólo el líquido indispensable para bañarte, pon una cubeta para recolectar el agua mientras sale caliente. También puedes usar un vaso en lugar de dejar la llave abierta cuando te laves los dientes.
No quemes hojas u otros objetos. Quemar la basura no sólo afecta al medio ambiente, también puede dañar tu salud por la emisión de gases nocivos que provoca.
Respeta. Vivir en armonía con la naturaleza también es una regla muy importante. Respeta la flora y fauna del lugar en el que vives o las zonas que visitas durante tus vacaciones, pues una pequeña alteración en la cadena alimenticia puede provocar daños más graves a todo el ecosistema.
Si vives en alguna ciudad, es posible que en ocasiones tus ojos o garganta se irriten por la contaminación del aire, por lo que es recomendable utilizar cubrebocas cuando sea necesario.