Hoy jueves está proyectado para que el aspirante a la gubernatura del estado, Eduardo Ramírez Aguilar, haga una visita de proselitismo al municipio de Reforma para presidir la Asamblea de la Dignidad en el parque 13 de Mayo a las 4:00 de la tarde.
El presiente municipal Herminio Valdez Castillo, ordenó al secretario municipal, Romeo Hernández Contreras, girar las invitaciones concernientes al acto de la militancia del Partido Verde, a las madres afiliadas al programa alimentario Prospera, para que concurran puntualmente al acto porque, de no hacerlo, se harán acreedores a las siguientes sanciones: al personal que labora en el Ayuntamiento de no asistir sin causa justificada se le cesará en sus funciones o se les descontará vía nómina y a las mujeres afiliadas a Prospera se les dará de baja. Tenemos en nuestro poder la copia del documento que ha circulado y que fue firmado por el secretario Hernández Contreras quien, en efecto, funge como secretario municipal además de que Herminio Valdez Castillo es el presidente municipal, militante del Partido Verde Ecologista.
El contenido del oficio se convierte en una burda amenaza política para los trabajadores y para las madres solteras que perciben una ayuda del programa Prospera y que no puede estar condicionado a ningún interés de personas que buscan un cargo de elección popular, como el que busca el señor Ramírez Aguilar. Seguramente las madres y los trabajadores asustados, aún cuando tengan deberes prioritarios por cumplir, los abandonarán para asistir a un acto donde va de por medio la amenaza política.
Esto se convierte en un atentado a la libertad de acción de las personas para tratar de tener una concurrencia forzada en un mitin o asamblea porque, como están las cosas tan confusas en el estado, todos quieren obtener notoriedad al costo que sea, con lo que no logran más que engañar o confundir a un pueblo. Este procedimiento necesariamente se revierte y trae más costos que beneficios y quien lo promueve cae a estratos muy bajos que hablan de una degradación moral congénita. Si la ambición hace cometer al aspirante del Verde estos desaguisados, definitivamente está fuera de toda consideración como para ser elegido ¿Cómo podría serlo quien amenaza a las pobres madres con cancelarles la ayuda que proviene de Prospera y que es lo único que tienen para vivir con sus hijos y alimentarlos? Proceder así es un acto inhumano e inmoral.
Pudiera ser que Eduardo Ramírez Aguilar ignore este tipo de maniobras de sus simpatizantes o de sus falsos seguidores, de ser así las debe de condenar pública y enérgicamente, de lo contrario, quedarán sembradas como hirientes cardos para retoñar en cualquier momento. El momento actual habla de una lucha política de altura, llena de buenos propósitos y nobles planteamientos, atrás quedaron las amenazas, las asechanzas, las acciones de baja estofa que cuando tratan de zaherir lo hacen en contra de la gente pobre y requerida que siempre vive con el anhelo encontrar a quien las ampare, no quien las amenace con la confiscación de sus míseras pertenencias. Pero quede constancia de que ni el presidente municipal de Reforma, ni el secretario municipal, ni Ramírez Aguilar, ni nadie, tienen la más mínima facultad para anular los beneficios de Prospera a las mujeres, hacerlo les haría caer en la comisión de delitos imputables dentro de la esfera penal.