Al observar los Mapas mensuales y anuales de sismicidad, la mayor cantidad de registros de sismos y por ende de liberación de energía recae en Chiapas y Oaxaca

Marco Antonio Penagos Villar/Ultimátum
TGZ
El pasado 3 de mayo del 2018, entró en Erupción el Volcán Kilauea que se localiza en la Isla Hawaii en el Océano Pacífico, la erupción fue precedida por cientos de eventos denominados enjambres sísmicos de magnitudes menores que antecedieron también a un terremoto de Magnitud 6.9 que se originó muy superficialmente.

Eyección de Material Magmático y volcánico a través de una fisura que se generó en la Parte Sureste del Volcán Kilauea.

Sin embargo, la eyección principal de material volcánico, contrario a lo que se esperaba no procedió del cráter del Cono existente, que es el conducto principal o chimenea de la cámara magmática, sino del flanco Este, en donde y por diversas imágenes que han sido difundidas ampliamente por redes sociales y medios de comunicación se observa grietas o sistema de fractura de cientos de metros siguiendo un patrón longitudinal, eyectando material volcánico y cenizas, razón por la que los vulcanólogos denominaron a este evento como una Erupción Fisurada.
La grieta por donde el volcán está generando lava se localiza a más de 15 Kilómetros de distancia del cráter y esta afectando a carreteras, viviendas y al medio ambiente, razón por la cual Geofísicos y Geólogos del USGS están dando un seguimiento metódico y puntual al fenómeno ya que de acuerdo a evidencias geofísicas representada por los cientos de eventos sísmicos que en los últimos 7 días han registrado con instrumentación científica el magma está migrando hacia el Sureste de la Isla, lo cual pudiese reflejar un nuevo patrón y comportamiento geológico y geofísico en esa región del Planeta atribuible, tal vez al nacimiento de un nuevo Volcán.
La erupción en Hawaii, si bien, de origen diferente, coincide con los múltiples agrietamientos que han sido reportados recientemente en varias partes del mundo como Nueva Zelanda, Perú, África, Rusia, Europa y Oceanía, lo cual hace suponer que en el interior de nuestro Planeta se están acelerando diversos procesos geoquímicos, geofísicos, geológicos y geotérmicos tal y como ha sucedido desde siempre como parte de su evolución.

En los últimos 7 días se han registrado alrededor y al Sureste del Volcán Kilauea en la Isla de Hawaii, USA, cientos de eventos sísmicos.

En una edición anterior, se mencionó que de acuerdo a miles de evidencias de registros sísmicos era altamente probable que en el Istmo de Tehuantepec se estuviera formando una fractura similar a las que hemos observado en varias partes del mundo o bien, ante tantas evidencias sísmicas de epicentros alineados con rumbo Norte – Sur y Noroeste – Sureste con hipocentros variables, bien pudiese existir otra zona de subducción profunda cuya traza se marcaría desde las Costas de Salina Cruz en Oaxaca hasta las Costas de Coatzacoalcos Veracruz, es decir con una orientación marcadamente Norte – Sur que probablemente esté delimitando una nueva frontera entre Placas Tectónicas, nunca antes observada atribuida al Límite Meridional de la Placa del Caribe con la Norteamericana.

La hipótesis anterior tiene sustento científico ante las evidencias del incremento en frecuencia y magnitud del fenómeno sísmico en nuestro país tal y como lo demuestran las estadísticas de sismos reportadas por el SSN a partir de 1990.
En la tabla se muestra que pasamos de 796 sismos registrados en 1990 a 26,123 eventos registrados en el año 2017 lo cual representa un incremento en 27 años de más del 3,000%.
De acuerdo a Estadísticas del Servicio Sismológico Nacional para Chiapas y Oaxaca el incremento del fenómeno sísmico es superior al 4,400% referenciado a los últimos 10 años.
Al observar los Mapas mensuales y anuales de sismicidad, la mayor cantidad de registros de sismos y por ende de liberación de energía recae en el Istmo de Tehuantepec y región meridional de Chiapas, lo que hace suponer que en esta región del país se están suscitando fenómenos geofísicos, geológicos y geoquímicos que aún no han sido estudiados desde el punto de vista preventivo para modelar un comportamiento acorde a la realidad sísmica de esta parte de nuestro país.
El día 6 de mayo del 2018, el Servicio Geológico de los Estados Unidos (USGS), registró un Sismo de Magnitud 5.2 posteriormente lo ajustó a 4.6 con Hipocentro a 10 Km de profundidad, y Epicentro al SE de Nueva Orleans en el Golfo de México.

De acuerdo a Estadísticas del Servicio Sismológico Nacional para Chiapas y Oaxaca el incremento del fenómeno sísmico es superior al 4,400% referenciado a los últimos 10 años.

El evento anterior es sumamente importante ya que es una evidencia más que da sustento científico de que de que en alguna zona del Golfo de México y como extensión al Istmo de Tehuantepec existe una frontera o quizás límite entre Placas Tectónicas que aún no ha sido determinada por la Comunidad Científica internacional, misma que hemos analizado conjuntamente con el Mtro. Alfredo De la Calleja y un servidor, basado en Evidencias Geofísicas y Geológicas, esta misma hipótesis ha sido inferida y propuesto en los años 80, incluso por prestigiados geólogos internacionales como el Dr. Zoltan de Cserna-de Gömbös nacido en Hungría y uno de los pioneros de la Investigación Científica de las Ciencias de la Tierra en México, mediante el siguiente Modelo en donde se observa una Estructura de Subducción propuesta por el en el Golfo de México que separa o es el límite o frontera entre 2 Placas Tectónicas.
Ante tantas evidencias que preocupa a los habitantes del Istmo de Tehuantepec y de Chiapas, se deberá a corto plazo Instaurar en el estado un Centro de Investigación Científica del Fenómeno Sísmico, Volcánico y del Clima Espacial que coadyuve a la determinación de los límites Geométricos de las Placas Tectónicas que inciden en el Sur y Sureste de nuestro País, que priorice la elaboración de los Atlas Estatal y Municipale de Peligros y/o Riesgos basado en Términos de Referencia y alcances determinados por Especialistas Chiapanecos que somos los que conocemos los principales fenómenos perturbadores y su incidencia en territorio estatal, además de promulgar dentro del Marco de la Ley y Reglamento de Protección Civil que previo a un Desarrollo Urbano o Construcción de cualquier tipo de Obra Pública y Privada exigir obligatoriamente un Estudio Geofísico y Geológico, ya que estos estudios abonan a la prevención, elaborado estos por profesionales con el perfil correspondiente.
Ya basta que los Centros de Investigación Científica de nuestro país continúen diciendo que los sismos no se pueden predecir, ahora conocemos que no se pueden precisar en tiempo y magnitud pero con el conocimiento Geofísico de las Zonas Sismogenéticas así como de su comportamiento histórico, aunado con la interpretación correcta de nuevas herramientas Geofísicas como son los Mapas TEC (Mapas de Anomalías Electromagnéticas) que divulga Alemania, podemos generar Modelos Geológicos y Geofísicos que se apliquen y den soporten la realidad sísmica que a diario vivimos en el sur y sureste de nuestro país y coadyuven a ofrecer nuevas políticas públicas preventivas para el máximo bienestar de los chiapanecos y mexicanos.

FUENTES

http://cnnespanol.cnn.com/2018/05/04/el-volcan-kilauea-de-hawai-entra-en-erupcion-y-provoca-miles-de-evacuaciones-por-rios-de-lava/
http://skyalert.mx/2018/05/04/el-volcan-kilauea-hace-erupcion/