Marvin Bautista/Intermedios/Ultimátum

Tapachula

El incremento a los precios de los materiales para la construcción que se presentó a finales de 2017, representa un duro golpe en la economía de las empresas locales dedicadas al ramo de la construcción, aunado a la falta de obra pública, factores que mantienen al límite de la quiebra a muchos inversionistas de la región.
El presidente del consejo de administración de Asfaltos y Derivados de la Costa, Carlos Díaz Saldaña, afirmó que cerraron el 2017 con incremento de la inflación del 7 por ciento, aunque al sector de la construcción el incremento de los materiales les pega hasta en más del 15 por ciento.
Dijo que tan solo el precio del cemento tenía un costo de 110 pesos por bolsa y actualmente anda en los 180 pesos, es decir sufrió un alza de más del 20 por ciento, sin embargo en los primero días del año anuncian que tendrá un incremento del 12 por ciento, situación que sin duda repercutirá en la economía de los empresarios.
Señaló que el panorama se torna incierto, con los nuevos incrementos de los precios de la gasolina, factor que sin duda influirá para que otros insumos esenciales en la industria de la construcción también sufran un alza, ya que la mayoría es movilizada vía terrestre.
El empresario tapachulteco sostuvo, que hay indicadores que señalan que el sector de la construcción puede aportar un 5 por ciento del Producto Interno Bruto, pero el año pasado a penas y se alcanzó el 2 por ciento, pero lo más preocupante es que el panorama para el 2018 es de 0.3 a 1 por ciento.
Detalló que la falta de crecimiento es por el alza desmedida que han tenido los materiales de la construcción, lo que sin duda repercute en la generación de empleos, y que afecta la economía de las familias, ya que en el caso de la región, un número importante de personas dependen de la actividad.
“Este año no va ver un crecimiento en el sector, además no hay incentivos para la construcción, aunado a los recortes presupuestas, factor que afectará en la generación de obra pública en los estados y municipios, que es la manera como se pudiera permear los altos costos de los materiales.
Finalmente mencionó que el entorno global que prevalece sin duda abre la posibilidad a que el país pueda permitir la inversión extranjera en proyectos de infraestructura que puedan detonar el crecimiento economía en los diversos sectores.