El gremio de los gasolineros no confirmó las cifras equivalentes a las pérdidas por la medida tomada por el magisterio. El Consejo Coordinador Empresarial de Chiapas condenó el acto

Dagoberto Zambrano / Ultimátum
TGZ
La Coordinadora Nacional de los Trabajadores de la Educación (CNTE) tomó este miércoles más de 15 gasolineras para saquera el combustible y regálaselo a la gente; como parte de su plan de acción.
El movimiento inició a las ocho horas en Tuxtla Gutiérrez. Los docentes de la Sección VII de manera pacífica pidieron a los encargados de los establecimientos el mando de la atención a la ciudadanía.
“Nos están dando de a 10 litros por carro”, comentó uno de los conductores formados en la gasolinera ubicada sobre el bulevar Angel Albino Corzo, frente a la Unicach.
—¿Le dan el tanque lleno?, se le preguntó a otro conductor.
—No, por carro son solo 10 litros, pero si se vuelve usted a formar con otro chofer en su carro, le vuelven dar gasolina.
Ante esto, Diario Ultimátum, intentó entrevistar a Pedro Mier y Concha, presidente de la Unión de Empresarios Gasolineros de Chiapas, quien se limitó a decir que las perdidas solamente serían cuantificadas un día después de los hechos ocurridos.
Por otro lado, David Zamora Rincón, presidente del Consejo Coordinador Empresarial de Chiapas, condenó enérgicamente este acto, consideró: “las empresas y los negocios son los más afectados; el producto es propiedad de las empresas, no de Pemex, en este caso los combustibles han sido previamente pagados por las empresas dañadas”.
Asimismo reprobó que los ciudadanos se vuelvan parte de estos ilícitos, al robar algo que no les pertenece, “no podemos exigir a las autoridades y funcionarios que respeten la Ley si los ciudadanos mismos no nos conducimos por la legalidad”.
Exigió a las autoridades correspondientes realizar las investigaciones necesarias para dar con los responsables intelectuales y materiales para que se castiguen -dijo- este tipo de tipo de conductas delictivas.
“La sociedad está agraviada, cansada y harta de que los distintos ordenes de gobierno sigan sin actuar para hacer valer la Ley y, de que las organizaciones tomen de rehén a la sociedad para exigir soluciones a a sus problemas”, concluyó Zamora Rincón.